Reseña: Contra el viento del norte y Cada siete olas

4/19/2017


      • Título: Contra el viento del norte (#1)
      • Título original: Gut gegen Nordwind (#1)
      • Autor: Daniel Glattauer
      • Género: Epistolar
      • Páginas: 264
      • Año de publicación: 2006



Sinopsis
En la vida diaria ¿hay lugar más seguro para los deseos secretos que el mundo virtual? Leo Leike recibe mensajes por error de una desconocida llamada Emmi. Como es educado, le contesta y como él la atrae, ella escribe de nuevo. Así, poco a poco, se entabla un diálogo en el que no hay marcha atrás. Parece solo una cuestión de tiempo que se conozcan en persona, pero la idea los altera tan profundamente que prefieren posponer el encuentro. ¿Sobrevivirían las emociones enviadas, recibidas y guardadas un encuentro «real»?

Reseña
Contra el viento del norte es de esas novelas que si no fuera por internet y los blogs quizás nunca hubiera conocido o no le hubiera dado bola. Hace un par de años empecé a ver que varias de mis bloggers favoritas recomendaban y adoraban esta novela, lo que despertó mi curiosidad. Así que cuando un día lo encontré bastante barato en mi librería favorita me lo llevé sin pensarlo dos veces. En las vacaciones le propuse a Celes que lo leyéramos en conjunto y ahora les voy a contar nuestra experiencia con esta historia tan peculiar...

La novela empieza con unos mails de parte de Emmi Rothner a la que ella piensa que es la casilla de correo de la revista Like para darle de baja a la suscripción. Como en un principio nadie le responde, ella insiste con mails cada vez más mordaces. Hasta que le responde alguien diciéndole que se ha equivocado de correo. Emmi intercambia una serie de mails con este destinatario que se llama Leo Leike.
Unos meses después, en época de fiestas, a Leo le llega un mail genérico de Emmi deseándole felices fiestas y un próspero año nuevo. Lo que retoma y profundiza el intercambio de emails a partir de agradecimientos y explicaciones sumadas a un exhaustivo análisis semiótico de los textos enviados. Que quizás suena aburrido, pero si bien Leo pone su lado académico proclamándose psicólogo del lenguaje y tira teorías y afirmaciones sobre la personalidad de Emmi, ésta otra le añade humor, picardía y mucha ironía al asunto. 
Y así sin querer y sin planearlo comienzan a mandarse mails todos los días, hablando de una infinidad de cosas y generando una relación sumamente íntima el uno con el otro a través de sus bandejas de entrada.

Fw: Gustar, gustar, gustar. ¿Es realmente tan importante eso?
Re: Sí, importantísimo, señor teólogo moral. Al menos para mí. Me gusta: 1) que me gusten, y 2) gustar.
Fw: ¿No basta con 3) gustarte a ti misma?
Re: No, soy demasiado vanidosa para eso. Además, es un poco más fácil gustarte a ti mismo cuando les gustas a los demás. Probablemente tú quieres: 4) gustarle solo a tu bandeja de entrada, ¿verdad? Ella es paciente. Ni siquiera necesita cepillarse los dientes. 

Hablemos un poco de nuestros protagonistas. Leo es bastante intelectual y suele salir con algunos monólogos que nos dejan reflexionando un poco. Se nos da a entender que es una especie de profesor pero no sabemos como hasta la mitad del libro en qué trabaja realmente. Suele decir que no tiene sentido del humor y en mi opinión tiene problemas para comprometerse. Y a pesar de que se le da bien el lenguaje y expresarse, es bastante tímido y no se anima a exteriorizar lo que piensa... aunque cuando le escribe borracho a Emmi es todo lo contrario. 
Emmi nos cuenta desde el principio que es diseñadora gráfica. Es afiladísima y muy irónica. A veces no tiene pelos en la lengua, le gusta bromear y provocar. Me gustaría decir varias cosas más sobre Emmi, pero algunas serían spoileadoras. Pero adoré mucho a Emmi.

Es muy divertido leer el desarrollo de esta relación a través de mails. Me gusta mucho cómo se complementan en cierta forma, aunque a medida que se van volviendo cada vez más íntimos se la pasan histeriqueándose. Continuamente hablan sobre conocerse en persona pero siempre uno o el otro pone alguna excusa para posponerlo, en parte porque tienen miedo de arruinar esa comodidad e intimidad que han encontrando en la virtualidad. 

Has convertido mi monólogo interior en un diálogo. Enriqueces mi vida interior. Indagas, insistes, parodias, entras en conflicto conmigo. Te agradezco tanto tu gracia, tu encanto, tu vivacidad, incluso tus "comentarios de mal gusto". (Leo)

Me encantó la historia, me encanta el juego y la idea de cómo empieza esa relación, cómo se va desarrollando y cómo se van haciendo íntimos a través de mails y coquetean continuamente con encontrarse pero temen hacerlo y romper la fantasía virtual que mantienen. Adoré eso, pero me cayó mal Leo y adoré mucho a Emmi. Lo que generó peleas y debates sumamente subjetivos con Celes. 
Y no saben lo frustrante que me pareció el final y la bronca que me dio, tuve una reacción muuuuuy Silver linings playbook. 




      • Título: Cada siete olas (#2)
      • Título original: Alle sieben Wellen (#2)
      • Autor: Daniel Glattauer
      • Género: Epistolar
      • Páginas: 280
      • Año de publicación: 2009



Sinopsis
Nunca habíamos estado tan cerca y al mismo tiempo tan lejos
1) ¿Ya conoces a Emmi Rothner y a Leo Leike? Entonces es que has leído Contra el viento del norte, la inusual historia de amor en que dos personas que jamás se han visto se enamoran perdidamente por e-mail.
2) ¿Opinas que los enamorados se merecían verse personalmente, aunque fuera sólo una vez? Comienza a leer Cada siete olas.
3) ¿Te dispones a abrir este libro sin conocer Contra el viento del norte? Aquí tienes el equipaje necesario: Leo Leike vuelve de Boston tras poco menos de un año. En casa lo esperan noticias de Emmi Rothner. Ambos se dan cuenta de que sus sentimientos no han cambiado y piensan que quizá deberían verse una vez en persona. Pero Leo ha empezado una relación y Emmi sigue casada…

Reseña
Por mi reacción al terminar Contra el viento del norte quizás tendría que haberme lanzado de cabeza a leer este otro libro, porque no podía terminar así, quería romper todo. Pero como no tenía el libro y estaba leyendo otra cosa en digital esperé un poco para leerlo. 

En Cada siete olas Emmi sigue mandándole mails a Leo a pesar de no obtener respuesta por lo que pasó al final del libro anterior, así que ella mantiene una conversación bastante frustrante con el administrador del servicio, o como se llamara la autorespuesta, que le avisa que el correo está inhabilitado. Hasta que Leo vuelve y tratan de retomar su relación desde otro punto. 
Pero Cada siete olas no sigue con el mismo estiramiento de histeriqueo y miedo a conocerse. Acá ya empiezan a juntarse, verse cara a cara, lo que les empieza a traer toda una nueva montaña de problemas.

Llevamos un año y medio despidiéndonos. Parece como si nos hubiéramos conocido con el exclusivo propósito de despedirnos. (Emmi)

El final del libro anterior me dejó despechada y con mucha bronca, Leo me cayó muy mal y acá lo siguió haciendo un poco, aunque se fue resarciendo de a poquito a lo largo del libro, siguió sin conquistarme y mantengo mi opinión sobre él.
Seguí adorando fuerte a Emmi. Me encanta su humor tan fresco e irónico y la forma en que pensamos bastante parecido. 

Como les conté un poco más arriba, no tenía chiste que acá se siguiera desarrollando la misma rutina entre ellos, no después de lo que pasó. Por lo que finalmente rompen la barrera virtual y se encuentran en persona, empiezan a darle una nueva dimensión a su relación. Pero siguen siendo bastante histéricos los dos. Y pasan más cosas, hay drama y hasta mala sangre y a pesar de que conectan de una forma sorprendente no se comunican muy bien que digamos. El final de éste no me dio bronca, fue comprador y de esos que te dejan embobado. 

Pronto me recordaste que no había final sin principio. (Leo)

Leer esta bilogía pseudo en conjunto con Celes fue una experiencia de lo más graciosa. Fue una historia muy interesante con la que me involucré mucho y sobreanalizamos bastante, son cosas que pasan cuando uno es Team Emmi y la otra es Team Leo y ninguna da el brazo a torcer y siguen despedazando cada detalle para sostener sus argumentos. 
Aún así es un romance diferente y original, con un enfoque y un desarrollo distinto que lo convierte en una experiencia bastante divertida y despierta pasiones de todo tipo. 

You Might Also Like

5 dobleces

  1. ¡Hola!

    Me encantaron estos libros, los leí de seguido y para son como uno. Los personajes me enamoraron, y has expresado genialmente ese juego que se traen, esos monólogos/diálogos y el humor afilado de Emmi.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Bueno Anto, aká yo la gorda fan sin poder resistirme a leer tu reseña doble.
    ¿Qué tengo que decirte a vos o a Celes que ya no les haya dicho?
    Saben que amo demasiado estos libros, si tan solo recordara cuando o cómo los compré supongo que sería menos mágico, el hecho de que estén hace tanto en mi biblioteca me enamora aún más.
    ¿Elegir entre Emmi y Leo? Por desgracia, no me veo capaz de hacerlo. Obviamente estoy siendo puramente fangril e hiper subjetiva. Admito que tanto Emmi como Leo alguuuuna vez me hicieron sacar canas verdes.
    Tengo algunas cosas que quisiera decirte pero serían tremendo spoilers para los que te leen jajaja
    Igual, fuera como fuera, sea como sea, de cuaaaaalquier forma: amo estos libros. Siempre me dejan con una sonrisa y la forma de escritura me pareció fantástica en su momento... e incluso ahora, pensándolo dos veces, no puedo imaginarme a Leo y Emmi empezando una relación con algún: "(toc-toc)-Hola vecino, me quedé sin azucar" "hola,sí, tengo, por cierto me apellido parecido a la revista a la cual no te querés suscribir"...
    No sé, algo así.
    Creo que mejor me voy antes de que empiece mi gordafanatismo furioso ajajja ah, y algo más: la autorespuesta la amé/odie cuando leí Cada siete olas. Me hizo tentar más de una vez pero a su vez quería ir a quemarle la casa.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Bella golosa y peleadora,
    Me encantó leer estos libros en conjunto con vos, y creo que cuando pase el tiempo además de recordar con cariño a Emmi y a Leo voy a recordar también nuestros debates mega subjetivos y peleadores con argumentos que rozaban lo ilógico con tal de defender a nuestro personaje favorito.
    Yo sé que en el fondo amas a Leo y por eso te generó todo eso JAJAJA XD
    En fin, no puedo decir mucho más de lo que ya hemos dicho, solo que al igual que vos quedé encantada con esta bilogía y con las recciones que nos generó, ame esa historia de amor tan original y peculiar y tan odiosa y amorosa por momentos. Y creo que las cosas que puedan gustar o no son las que finalmente hacen que estos libros sean tan especiales.
    TeamLeo forever ♥ :p

    Tenemos que leer Siempre tuyo, a ver que nos parece y si nos hace pelear y debatir como estos dos.

    Beso bellota!

    ResponderEliminar
  4. Hola Anto!
    Estoy muy ansiosa por leer estos libros desde que me lo recomendaste porque como te dije yo me había hecho la idea que era una ficcion histórica romantica (?) y nada que ver.
    Lo único que le veo de malo es que SEGURO SEGURO, voy a querer encontrar alguien con quien mandarme mails jajajaj. He tenido un par de relaciones que comenzaron así en mi vida, y varias más amistades virtuales y el ambiente que se genera no se compara con nada.

    Así que ahora muchas mas ganas despues de leer tu reseña (confieso que solo leí la primera para no saber que pasaba despues) así que en cuanto lo haga estaré escribiendote para debatir con vos jaja.

    Besote !

    ResponderEliminar
  5. Hola Anto!
    Tanto vos como Celes me dieron ganas de leerlo y ver si soy Team Emmi o Team Leo jaja, me llama muchísimo que sea epistolar: no es común encontrar libros así últimamente, por lo que ya está en mi TBR de historias de amor <3 Igual, alto spoiler me comí porque la sinopsis del segundo ya buchonea a Emmi... aunque los spoilers me encantan (guilty pleasure, no voy a mentir). Tiene una onda muy Tienes un E-Mail, la película con Tom Hanks, pero mucho más filosófica, espero poder leerlo pronto!
    Saludos!!

    ResponderEliminar

Escriben

Soy parte de

Editorial Océano