Reseña: El canto del cuco

5/06/2015

      • Título: El canto del cuco (Cormoran Strike #1)
      • Título Original: The cuckoo's calling (Cormoran Strike #1)
      • Autor: Robert Galbraith
      • Género: Policial, Suspenso
      • Páginas: 482
      • Año de publicación: 2013



Sinopsis
La aclamada primera novela de Robert Galbraith narra la historia de una joven modelo con problemas emocionales que cae desde su balcón de Mayfair en plana noche. Su cuerpo yace en la calle nevada. Todo el mundo asume que ha sido un suicidio excepto su hermano, que contrata los servicios del investigador privado Cormoran Strike para que se encargue del caso. Veterano de guerra con secuelas físicas y psicológicas, la vida de Strike es un desastre. El encargo le da cierto respiro económico, pero cuanto más profundiza en el complejo mundo de la modelo, más oscuro parece todo y más se acerca Strike a un gran peligro. Un elegante misterio impregnado de la atmósfera de Londres, desde las calles más selectas de Mayfair hasta los pubs ocultos el East End o el bullicio del Soho.

Reseña
¡Hola a todos! Soy Pablo, amigo de Anto. Vengo a cumplir (con mucho atraso) mi promesa de colaborar con su blog, porque Anto prácticamente me amenazó de muerte porque la quiero mucho.

Antes de empezar con la reseña, voy a admitir que soy del 99,9% de la población mundial que conoció la existencia de este libro (y decidió leerlo) al enterarse de que era una obra de J.K. Rowling, firmada con el seudónimo Robert Galbraith. Que no se malinterprete, esto no quiere decir que compre y lea cualquier cosa firmada por Rowling. Por ejemplo, cuando salió “Una vacante imprevista”, el otro libro “para adultos” de la autora, no me llamó tanto la atención. Primero porque con el título ya me aburría, y segundo porque con la sinopsis directamente me dormía. Así que a ese libro decidí no leerlo hasta que alguien cercano a mí lo comprara y se lo pudiera pedir prestado. Todavía no pasó, y dudo que llegue a pasar, pero estoy en paz con eso.
Con “El Canto del Cuco” la historia fue otra, principalmente porque el género policial me apasiona, segundo porque la sinopsis prometía y tercero porque, como ferviente seguidor de Harry Potter, conocía la forma en que Rowling se desenvuelve con los misterios. Después de todo, los libros de Harry son una mezcla perfecta de fantasía y policial, con misterios apasionantes y resoluciones que te dejan con la boca abierta. Así que supe que en cuanto se me presentara la oportunidad, lo compraría y lo leería. Y así lo hice.

“El Canto del Cuco” comienza con la muerte de la supermodelo del momento, Lula Landry, quien de acuerdo a los medios de comunicación y los informes policiales, se suicidó al tirarse del tercer piso del edificio de departamentos en que vivía. Su hermano adoptivo, John Bristow, no es de esta opinión e insiste que en realidad la joven fue asesinada. Para probar esto contrata al detective privado Cormoran Strike, nuestro protagonista.
Strike es un veterano de guerra, un hombre de treinta y cinco años que parece de cincuenta y cinco, lleno de cicatrices y con una pierna ortopédica. Además, acaba de terminar una relación tormentosa con su mujer, Charlotte, a quien ama y odia en iguales proporciones. El fracaso en su vida personal va seguido de cerca por el fracaso en su vida laboral; los clientes no abundan en su despacho y por ende tampoco el dinero. Esto lleva a que Cormoran decida prescindir de los servicios de la compañía de trabajadores temporales que cada semana le envía una nueva asistente. Pero antes de que esta decisión se haga efectiva, la última asistente temporal llega en el momento justo: Robin Ellacott, la sidekick.
Robin tiene veinticinco años, está recientemente comprometida y decidida a encontrar el trabajo perfecto en Londres, que se ajuste a los demás aspectos de su perfecta vida. La compañía en la que trabaja es para ella sólo un lugar de transición. Pero cuando le asignan trabajar como asistente de un detective privado, se despierta en ella algo que llevaba durmiendo desde sus años de infancia: su sed de aventuras. Organizada, tenaz, inteligente e intrépida, Robin llega para ayudar a Cormoran a enderezar el desorden de su vida, y a llevar adelante su negocio.
Estos dos personajes se internarán en el mundo de Landry para resolver la verdad detrás de su muerte. La frivolidad y la crueldad del mundo de la moda; los excesos, las mentiras y los secretos de la vida de la modelo se van dilucidando a medida que Strike avanza en la investigación, topándose con una familia desequilibrada, un novio violento, una amiga de doble cara, un diseñador demasiado apegado y una búsqueda desesperada de su identidad.

Bien, debo decir que a grandes rasgos la historia me gustó, pero no cumplió con mis expectativas. Empecemos por el lado bueno: los personajes.
Cormoran no es el típico detective impecable y admirado por todos, por el contrario, es un personaje más bien grotesco y mundano. Al principio esto es un poco chocante y exasperante, y cuesta entender por qué ante la situación tan complicada que está atravesando toma decisiones tan pobres. Está muy dañado tanto interna como externamente. Pero cada vez que vamos conociendo detalles de su historia, ese comportamiento suyo tan errático se va haciendo entendible.
Uno de los aspectos más interesantes del personaje es su relación con Charlotte, su ex esposa. Una mujer hermosa, inteligente y apasionada, que sabe cómo hacer feliz a Cormoran, pero también sabe cómo destruirlo. Me gustó mucho la forma en que los flashbacks de la vida del detective con ella reflejan la fusión entre felicidad y martirio que era su relación. Charlotte en este libro sigue siendo más bien un misterio, pero el efecto devastador que tiene su intervención en la vida de Strike no pasa desapercibido.
Pero dejando de lado su vida personal, cuando este detective se enfoca en un caso, sale a lucir su lado brillante. Strike es un personaje lleno de recursos, y siempre tiene en su bolsillo el contacto justo para destrabar obstáculos en sus investigaciones. Estos contactos son personajes de lo más pintorescos e interesantes. Además, como buen detective, tiene una gran capacidad de observación y de retención de información y de detalles. A lo largo de la novela el personaje va evolucionando y solucionando algunos de sus problemas. Y esto es gracias a la intervención de su nueva asistente, Robin.

Robin para mí es lo mejor de este libro. En realidad no tiene tanta participación, pero cada vez que aparece lo hace valer, tanto que durante los capítulos en que no está, uno se pregunta cuándo va a volver. Su encanto y su entusiasmo la hacen muy querible, y además se complementa a la perfección con Cormoran. Es justo lo que él necesita para arreglar el desastre en que se convirtió su vida. Me gusta que no haya ningún trasfondo romántico entre los dos, y espero que siga así; de hecho es muy gracioso cómo cuando los protagonistas tienen un gesto para el otro, por dentro esperan que este no se lo tome como una insinuación romántica o personal. Robin y Cormoran se llevan muy bien, pero siempre está esa incomodidad de “hombre y mujer, acá va a pasar algo” socialmente incorporada, que hace que los protagonistas muchas veces se comporten fríamente el uno con el otro, pero en pequeños y sutiles actos, se demuestren la simpatía que se tienen. Realmente espero que su relación no cambie en los futuros libros, como mucho que se vuelvan amigos, nada más.

Otro aspecto positivo de la novela es la historia de Landry. Los personajes de su entorno. Sus secretos. Me gustó mucho. También me gustó mucho la resolución final del misterio. No puedo decir que no me lo esperaba porque estaría mintiendo, de hecho sospechaba que las cosas habían sido así desde una etapa más bien temprana de la lectura. Pero sí tengo que reconocerle a Rowling (o Galbraith) que en ocasiones logró despistarme. En un momento tenía a seis personajes en mi lista de “Definitivamente fue este/a el/la culpable”, o sea que tan definitiva no era la lista, pero el final no me resultó muy sorprendente, aunque me gustó su explicación y reconstrucción de los hechos.

En cuanto a lo negativo, es algo muy importante para mí y que resta mucho: El ritmo. Al leer una novela policial, a mí me gusta sentir una atmósfera de peligro a medida que avanza la investigación. Me gusta sentir que mientras más se conoce de la verdad, más posibilidades hay de que el protagonista no salga vivo de su descubrimiento. Acá no pasó. En realidad es entendible, porque el entorno en que se desarrolla la muerte y el misterio en general quizás no permitía que hubiera mucha acción. Creo que meter modelos ninjas o paparazzis sicarios hubiese sido demasiado… Pero hablando en serio, la investigación se sintió como algo demasiado burocrático.
La novela es más bien una sucesión de entrevistas con los personajes que conformaban el entorno de la víctima, y que pasan a ser sospechosos y testigos. Cormoran va tranquilamente conociendo a estos individuos y detectando cuándo le mienten y cuándo le dicen la verdad; pero en ningún momento, hasta como mucho tres páginas antes del final, se siente en un peligro inminente ni entrando en aguas pantanosas ni ninguna de esas expresiones que tanto me gustan. Sólo al final, en el careo con el/la responsable de la muerte (SPOILER: Lula no se suicidó (duh)) hay un pequeño enfrentamiento, pero nada más. Eché en falta, y mucho, el factor adrenalina y peligro.

En definitiva, “El Canto del Cuco” es una novela interesante, con muy buenos personajes y una historia atrayente. Pero a nivel narrativo no entrega muchos momentos memorables, sino que tiene un ritmo más bien monótono y uniforme. De todas formas, vale la pena leerlo como lo que es, el primer tomo de la saga Cormoran Strike, ya que como presentación de esta pareja de protagonistas funciona muy bien. Tengo muchas ganas de leer “El Gusano de Seda”, que por lo que he visto en goodreads es mucho mejor que su predecesor. Y hace unos días Rowling anunció la publicación del tercer libro de la saga, “Carrera del mal”, para septiembre de este año. Así que podemos estar seguros de que hay Cormoran y Robin para rato.

You Might Also Like

8 dobleces

  1. ¡Hola!

    El género de misterio me gusta pero pocas veces me sorprenden, en general los libros me dejan algo fría y se me hacen pesados.
    Este no tiene mala pinta, pero después de ver los puntos negativos, como que lo dejo pasar.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola^^
    Lo tengo pendiente de leer desde hace meses, pero nunca encuentro el tiempo suficiente para dedicarle...A ver si me pongo pronto, que me llama mucho y encima es de Rowling <3
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Tengo el libro en casa, así que tendré que leerlo tarde o temprano... sin embargo siempre voy posponiendo su lectura xd

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola!!
    La verdad es que de J.K.Rowling he leído Harry Potter, pero ninguna de sus novelas adultas. Más que nada porqué no me acaban de convencer ni Una vacante imprevista ni este.
    Un besoo:)

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Tengo muchas ganas de leer este libro y ¿te soy sincera? no sabia que era de Rowling. No leí ninguno de sus libros (no me maten porfi) pero creo que empezaré por estos y no por HP. Creo que lo voy a disfrutar más, aunque eso del ritmo de lectura medio que me tiro para abajo.
    Gracias por la reseña, un beso!

    ResponderEliminar
  6. Hola Anto y Pablo!
    Con este libro me paso igual que a Pablo, lo conocí cuando se supo que su autora era JK, y aunque en parte lo leí por ello, también lo hice por que me llamaba la atención. Al igual que Pablo ni leí ni me intereso hacerlo en el caso de “Una vacante imprevista”.
    Eso si a mi el ritmo de este lino se me hizo monótono o uniforme, me gusto mucho como también lo hizo El Gusano de Seda.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Sinceramente, no me importaría leerlo pero antes tengo que acabarme HP xd
    <3

    ResponderEliminar
  8. La trama no me atrae así que dudo que lo lea por el momento xD
    Gracias por la reseña :)

    Besitos ^^

    ResponderEliminar

Escriben

Soy parte de

Editorial Océano