Reseña: Los dulces años

7/04/2018

Título: Los dulces años
Título original: Years
Autor: Lavyrle Spencer
Género: Romance
Páginas: 447
Año de publicación: 1986
Créditos por la foto:  celes.cao
✯✯✯✯


Sinopsis
Linnea
Cuando Linnea llega a Alamo no se imagina que aquel irritante hombre que la recibe en la estación se convertirá en su gran amor. Con sólo dieciocho años, la alegre Linnea es la profesora que abrirá un hueco dentro de la comunidad y intentará conquistar un hueco dentro de la familia que la alberga.

Teddy
Theodore es un granjero de treinta y cuatro años que vive con su madre y su hijo adolescente y se siente sumamente irritado ante la llegada de Linnea, no sólo no respeta las reglas tácitas de la comunidad sino que la tiene viviendo en su casa.

Lentamente en el día a día de una tranquila comunidad rural surgirá entre ellos el amor, Teddy atemorizado ante la diferencia de edad intentará alejar a la joven, pero Linnea sabe muy bien lo que quiere, y no está dispuesta a desaprovechar lo que sabe que es su destino.

Reseña
Hace un par de años, cuando recién la conocía a Celes y empezabamos a charlar seguido me recomendó a su autora favorita. Su abuelita del romance, doña Spencer. Me hablaba maravillas de ella y me dio muchas ganas de leerla. Desde entonces vine acumulando abuelitas y si bien no he leído ninguno de los libros en físico que tengo de esta autora, el año pasado durante una lectura Roberta decidimos leer a la Spencer con el que supuestamente era una de sus mejores obras, según la experta del grupo. Acá les vengo a traer mi opinión después de casi un año de leerlo. 

Los dulces años se desarrolla durante época de guerra (pero como leí el libro hace 84 años no me acuerdo si era de la primera o la segunda) en el pueblito de Álamo. Nuestra protagonista es Linnea, una joven maestra de 18 años cuyo primer trabajo consistirá en enseñar en una escuela rural. Como Linnea es una muchacha de ciudad que ha sido bastante mimada durante su vida, es todo un desafío para ella adaptarse a la vida del campo. Primero tiene un desencuentro con Theodore cuando la va a buscar a la estación para llevarla hasta su casa donde se hospedará. Más que nada porque todos pensaban y esperaban a un maestro no a una muchachita inexperta. Y bueno, como Teddy es un granjero cabeza dura y demasiado tradicional, no le hace mucha gracia hospedar a una mujer en su casa.

Dentro de cada persona dura había una tierna; encuéntrala y hallarás su alma.

Teddy vive con su madre y su hijo adolescente en la granja que queda más cerca de la escuela. Son gente buena, sencilla y trabajadora, todos le dan la bienvenida a Linnea y la hacen sentirse como en casa. Bueno, todos menos Theodore que se caracteriza por ser muy terco y vive rezongando desde que conoce a Linnea, sobre todo porque ella no se amedrenta por sus actitudes y suele plantarle cara.

Con estos protagonistas que se llevan como perro y gato desde que se conocen es obvio que iba a pasar algo. Con las chispas que viven saltando entre ellos empieza a nacer un fuego que niegan y excusan por muchas razones, aunque en general el tema de la diferencia de edad es el que más peso tiene. Así su relación tiene bastante de tira y afloje y, bueno hay que reconocerlo, bastante histeriqueo. Pero lejos de molestarme, yo me lo tomé con gracia y me divertía lo bobos que eran y cómo seguían negando lo que sentían con peleas tontas o excusas pavas.

Hablemos un poquito de los personajes. Linnea me cayó bien a medias, es una mujer decidida y una maestra sumamente dedicada. Tiene la manía de corregir a las personas, lo que a veces molesta a algunos pero yo lo vi como un toc de maestra, supongo. Y el hecho de que se encuentre en el umbral de la adolescencia y la adultez hace que tenga actitudes infantiles y bolubles varias veces. Tiende a ser caprichosa y malcriada, lo que aviva aún más las chispas que saltan entre ella y Teddy. 
Y sobre Teddy, que es un granjero cabeza dura y terco ya se los dije antes y lo repito. Además es tosco, trabajador y un poquito bruto. Es analfabeto y tuvo una mala experiencia con su esposa que lo ha dejado más amargado de la cuenta. Por eso capaz proyecta algunos de estos problemillas con Linnea, porque tiene la edad que tenía su esposa cuando la conoció y lo lastimó. Pero cuando deja de ser un cabeza dura, puede ser bastante comprador y seductor.
Sobre los demás personajes, mi memoria de pollo y el paso del tiempo hacen que no me acuerde de los nombres de los otros... SHAME! Sí puedo decirles que adoré a los hermanos de Teddy. John es uno, trabaja con ellos y suele unírseles durante las comidas. Es de esos tipos que son medio lentos pero unos dulces y super buenudos. Y la hermana, no recuerdo cómo se llama, también es genial y se vuelve super amiga de Linnea. Después me habían caído bien algunos de los niños, alumnos de Linnea y parientes de Teddy, pero no me los acuerdo. En cuanto a la mamá de Teddy, es la típica matrona multitareas con lengua afilada y que sabe siempre cómo poner orden, una grosa la señora.

Cuando las miradas se encontraron, en la de él solo vio arrepentimiento. Posó la vista sobre los guantes manchados y hasta el aspecto viejo y gastado del cuero le resultó fascinante por la única razón de que envolvía las manos de él. ¿Cómo podía resultarle tan irritante en un momento y tan atractivo en el siguiente?

Algunas impresiones generales sobre el libro. Adoré las descripciones que nos pinta la autora, que se aprecian aún más desde la perspectiva de Linnea que ve todo con ojos frescos y maravillados. Sobre el romance, les dije que tiene bastante histeriqueo y que me divertí con lo bobos que resultaban con sus idas y venidas. Cuando dejan de hacerse los duros son muy tiernos y las escenas románticas me gustaron mucho. La novela abarca temporalmente un año y algo (me parece) y cuando pareciera que todo va encaminado y por el felices para siempre, la autora se puso malvada y agregó un poco de drama al asunto. Drama bastante heavy que me hizo sufrir y preguntar "con qué necesidad, señora Spencer!?" Intuyo que quizo agregar un poco de tragedia considerando el contexto de guerra, si bien la guerra no estaba ahí ni los afectaba directamente era algo que pasaba y de lo que se hablaba cada tanto. 

Los dulces años fue mi introducción en las letras de la abuelita Spencer. Y fue una muy buena experiencia. Me encantó el ambiente de la novela, me divertí con la relación chocante de los protagonistas y con su histeriqueo lleno de excusas bobas, y si bien me hizo sufrir cerca del final, tuvo un desenlace esperanzador y tierno.

You Might Also Like

5 dobleces

  1. Justo me pillas en un momento en que estoy muy metida con el romance así que acepto nuevos descubrimientos en este género, parece interesante.

    besos =)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Anto! Ay, qué gusto comentar por acá nuevamente. A doña Spencer la leí allá en mis años más juveniles, cuando aprovechaba de comprar novelas rosas en los kioskos al salir del colegio :3. Leí este que reseñas, pero el que recuerdo con más cariño es Juegos de azar. Era una historia maravillosa.
    En Los dulces años me chocaba un poco la relación de Linnea y Theodore (¿habrá sido la diferencia de edad?), pero como todo lo de la Sra. Spencer, la historia es tiernísima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    No conocía a la autora pero puede que me anime y le de una oportunidad, este libro no pinta mal.
    Gracias por la reseña.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola bella ♥
    Me estoy poniendo al día con los comentarios, o al menos eso intento, y empecé por tu blog. Awwwwwwwwww abuelita paSión ♥♥ leyendo tu reseña, a pesar de no ser fangirlera, me dieron ganas de volver a leerla. Pronto seguro cae otro de ella, necesito mi dosis de la abue.
    Bueno creo que de todas las robertas fuiste la que menos le dio con un palo a mi pobre abuelita, Gime lo mando al muere directamente jajaja, pero bueno... yo no puedo ser naaaada objetiva, es mi autora favorita so... ♥
    Me alegro que te gustara y que te haya divertido la relación de los protas, unos bobos golosos... jijijij , yo los amé que puedo decir??
    Y sip, le metió bastante drama al final pero no sé... valio la pena, y ese final ♥

    Espero que la vuelvas a leer pronto y te encandile. No tenés excusas para leerla porque te llené de libros de ella.

    Un beso

    PD: Voy a ganar la apuesta eh! No me rendiré! muajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tengo que seguir leyendo a doña Spencer!
      A ver si metemos lectura conjunta golosa de Promesas que es el que hace más tiempo tengo y me llama bastante.

      PD: El mensaje de tregua te falló chota!

      Eliminar

Escriben

Soy parte de